Una de las plantas de interior que mejor llenan de vida aquellos rincones del hogar un poco apagados es la schefflera.